Fecha:11/05/2011
Club Murcia Gourmet Restaurante Rebate, un oasis de tranquilidad en la costa blanca.
Club Murcia Gourmet

Existe un oasis de tranquilidad, naturaleza y reposo gastronómico a escasos 10 km de las playas más bulliciosas de la costa blanca. Un lugar de ensueño al que sólo se llega tras atravesar una frondosa vegetación mediterránea, dominio de rapaces nocturnas, gatos monteses, ardillas o conejos de monte.

Este lugar se llama Rebate (www.restauranterebate.com) y constituye un idílico conjunto de casas construidas en tiempos remotos en pleno corazón del futuro parque natural de la sierra de escalona. Erik Van Iseghem es hoy propietario de este caserío que su familia en los años 60 salvó de un olvido y una destrucción casi segura. Quizá nadie mejor que él pueda evocar el respeto y el compromiso hacia la recuperación de un espíritu de una época en la cual el hombre no suplantaba a la naturaleza sino que establecía un diálogo con ella, haciéndola participe de sus progresos al mismo tiempo que él se hacía partícipe de la fertilidad de sus tierras y la vitalidad de su entorno.
 
 
¿Cómo lo ha conseguido?. En primer lugar, restaurando las casas con un criterio de respeto absoluto a su diseño tradicional y empleando siempre que ha sido posible materiales de la zona. En segundo lugar, Erik van Iseghem apuesta decididamente por la utilización de productos ecológicos en la cocina del restaurante que regenta y que como no podía ser de otra forma está plenamente integrado en el conjunto arquitectónico que conforma Rebate.
 
Una filosofía que Erik ha llevado todavía más allá con la inauguración de una tienda ecológica y una esplendida vinoteca en la última de las casas que quedaba por restaurar.  En su puesta de largo, la tienda acogió una cena que tuvo como protagonistas los quesos ecológicos de cabra murciano-granadina producidos por la quesería Caprilac y los vinos de la Tierra del Campo de Cartagena de Bodegas Serrano. Unos vinos que hicieron ciertas las palabras del propio gerente de la empresa, Manuel Martínez Meroño, que destacó la importancia de que los vinos “complementen la labor del cocinero”. Un cocinero, el propio Erik, que desgajo plato a plato la esencia de una cocina basada en la calidad indiscutible de la materia prima. Y es que antes que cocinero, el belga Van Iseghem es ingeniero agrónomo y agricultor, lo que condiciona en positivo una cocina dónde no falta talento y cuidado en su elaboración y en su presentación, pero que huye de la sofisticación y la extrema creatividad de la cocina contemporánea. 

Aparte de los quesos, cremosos, suaves y con consistencia, el comensal tuvo la oportunidad de deleitarse con otros esplendidos productos ecológicos que destacaron por su magnifica utilización (así fue el caso de la mermelada 100% ecológica combinada con un foie de pato) o por su dificultad en poder ser degustada en otros establecimientos de nuestro país (como ocurrió con la ternera ecológica, que Erik trae desde Centroeuropa). 

 
 
Hay quien puede llamarle la atención que los productos ecológicos no fueran maridados con vinos también ecológicos.  En ningún caso nos parece una contradicción. El compromiso con lo ecológico nunca debe convertirse en un encorsetamiento del cocinero y del propio comensal que perdería así la posibilidad de acceder a una amplia variedad de sabores, texturas y olores que resultan del sinfín de combinaciones que podemos obtener utilizando toda clase de productos. De esta forma, hubiera sido una pena renunciar al magnífico maridaje que ofreció el “viña de altea”, un cupaje de uva blanca de malvasía, moscatel y chardonnay sencillamente delicioso.

 
Aunque si algo nos sorprendió realmente por inesperado fue la degustación de chocolates ecológicos presentados en divertidas formas que demostraban no sólo un gran talento culinario sino también artístico que la familia Van Iseghem pone a nuestra disposición a través de Lorettas (lorettascupcakes.blogspot.com), una tienda especializada en la confección de chocolates para toda clase de eventos y fiestas.

Dicen que nadie es profeta en su tierra, y resulta curioso comprobar como Rebate es más conocido por los visitantes provenientes de toda Europa, que por los propios habitantes de la Región de Murcia y Alicante que no siempre somos conscientes de los rincones que poseemos en nuestra tierra. Ya es hora de cambiar esta tendencia. 
Club Murcia Gourmet
    © 2006 - 2021 Club Murcia Gourmet
murciagourmet@murciagourmet.com