Fecha:08/04/2010
Club Murcia Gourmet El sabor de la tierruca en el Restaurante Pozodulce
Club Murcia Gourmet

Por José Ramón Carrasco de la Sierra, Socio del Club Murcia Gourmet

“Siendo La Montaña mi tierra madre, todo me parece poco para pintarla y hasta para "traerla en boca": porque quisiera yo que todos la vieran, la sintieran y la amaran como yo, que la tengo en la masa de la sangre” (José María Pereda)

La cocina tradicional cantabra con gustos y aromas de los verdes prados de la comarca de Trasmiera se puede degustar en este acogedor restaurante situado en la pedanía de Miranda (Cartagena). La mejor carne del norte se presenta al comensal en estado puro en forma de chuletón vacuno que evoca los mejores sabores de la montaña. Todo aquí rezuma carácter pasiego. En los entrantes, por ejemplo, nos encontramos con unas deliciosas anchoas de santoña traídas especialmente y casi de forma exclusiva de un pequeño negocio familiar de aquellos lares. Igual origen tienen las conservas de bonito que acompañan a las anchoas. Pimientos de piquillo rellenos y queso de cabrales completan los preparativos del plato principal. Hemos hablado del chuleton, pero la estrella de este restaurante son sus cocidos. Todos los días sirven cocido montañes aunque si el visitante avisa con tiempo se puede degustar el cocido lebaniego, todo un lujo difícil de encontrar a orillas del mediterráneo. Al cierre, magníficos postres entre los que sobresale el "pozodulce" y el obligado orujo de liebana acompañado de la mejor miel.

Pero es en la conversación con Valentín Pereda y su maravillosa familia dónde uno puede acercarse a la verdadera personalidad de los habitantes de la montaña. Su historia es la historia de muchos cantabros que a base de tesón, trabajo y abnegación emprendieron camino hacia otras tierras ofreciendo al mundo el ganado más apreciado en sus propiedades y en su sabor. Atravesando la península de punta a punta, Valentín y su familia fueron pioneros en traer la cotizada carne y leche de estos animales a la Región de Murcia, allá por principios de los ochenta.

Para los que echan de menos la tierruca o simplemente quieren conocer su esencia,  no deben dejar de visitar un evocador rincón del establecimiento. Junto al pozo de agua dulce que da origen a su nombre, existe un genuino museo de la montaña con piezas únicas e irrepetibles que contribuyen a evocar los valles melancólicos que hacen de Cantabria una tierra verdaderamente infinita.

Restaurante PozoDulce

Calle PozoDulce, 1 Miranda. PozoEstrecho. Cartagena.30319.968169084

Club Murcia Gourmet
    © 2006 - 2021 Club Murcia Gourmet
murciagourmet@murciagourmet.com